Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 27 de septiembre de 2019

Confirmado: Resulta que a los gatos sí les gustan las personas (algunas, al menos)

Resulta que los pequeños felinos no son tan crueles y desinteresados como parecen.

A falta de una mejor palabra, algunos gatos son simplemente cretinos. No es ningún secreto que los felinos domésticos tienden a ser animales un tanto desinteresados, a tal punto que es común referirse a un gato cariñoso como uno que 'actúa como perro'. Sin embargo, la reputación de frialdad emocional que persigue a estas mascotas no es del todo correcta.

Según un nuevo estudio publicado en Current Biology, los gatos generan lazos de amor con los humanos tan poderosos como los de los perros o los bebés, poniendo fin al mito de que su relación con sus dueños es netamente utilitaria. La doctora Kristyn Vitale de la Universidad de Oregon, encargada de la investigación, incluso aseguró: “Esta idea de que a los gatos no les importan mucho las personas ni responden a ellas no se sostiene”.

El estudio llegó a su conclusión luego de hacer una prueba con cientos de dueños de gatos y sus mascotas. El experimento consistía en encerrar a los humanos y sus gatos en una habitación desconocida, solo para hacer que el humano abandonara la pieza a los pocos minutos. Luego se dejaba pasar algunos minutos más y se hacía entrar al humano nuevamente a la habitación para ver la respuesta de su gato.

Con eso se observó que un 60% de los felinos expresaban alivio y afecto cuando veían a sus dueños volver, y luego continuaban su exploración de la pieza volviendo frecuentemente al lugar de su humano en búsqueda de reafirmación. Acorde a Vitale, esto significa que los gatos ven a sus dueños como fuente de seguridad y comodidad, y el porcentaje de felinos que respondieron así fue básicamente igual al de los perros.

No solo eso: El estudio también demostró que los gatos forman lazos especiales con sus dueños, y que incluso tras interacciones con otros seres humanos, vuelven a ellos.

Así que eso: Vayan a pedirle perdón a sus gatos por asumir que son unos mercenarios.

SEGUIR LEYENDO