Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 7 de febrero de 2020

FOTOS | Cuidó a un gatito abandonado por tres meses hasta que se descubrió que era una puma salvaje

La mujer en Argentina no se dio cuenta que se trataba de un depredador hasta que lo llevó al veterinario.

Florencia Lobos, una joven de 18 años de la provincia argentina de Tucumán, rescató y crió durante casi tres meses a un pequeño felino, pensando que se trataba de un gato cuando en realidad se trataba de un puma. Un detalle del que no se dio cuenta hasta que acudió al veterinario.

Según publica la prensa local, Florencia, encontró a dos cachorros junto a un río al lado de su madre muerta, los llevó a su casa y los cuidó como si se trataran de una mascota más. Los llamó Dani y Tito, pero el primero murió porque estaba muy débil. De esta forma, y según la misma información, Tito se convirtió en su fiel compañero: la seguía, jugaban y hasta dormían juntos.

Durante más de dos meses, el animal se comportó como cualquier gatito doméstico. "Le gusta jugar, morder y corre bastante rápido. Le gustaba subirse a la mesa y saltar desde ahí, creía que era normal", cuenta la joven, que cree que en uno de esos saltos pudo haberse lesionado en una de sus patas. Entonces, decidió llevarlo al veterinario, donde descubrieron que Tito no era un gatito sino un puma yaguarundí, una especie que tiene una fisonomía muy parecida a la del puma aunque su tamaño es menor. 

Poco después, decidió que lo más seguro para el animal era llamar a la Fundación Argentina de Rescate Animal (FARA), que se hizo cargo de él. "La fundación actuó muy rápido, llegaron y las chicas me dieron contención. Si vos lo criás y lo consentís, sentís como que es tuyo y te causa dolor que se lo lleven, pero en el fondo sé que está bien que se lo lleven y lo reintegren a la naturaleza. Me parece mal que las personas se adueñen de animales así o los vendan sin importarles lo que les pase", contó Florencia.

La joven tuvo que despedirse de la que había sido su mascota los últimos meses. "Lo extraño un montón, él me esperaba cuando yo llegaba de la facultad", cuenta Florencia.

SEGUIR LEYENDO