Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 8 de agosto de 2019

ONU advierte que comer menos carne ayuda en la lucha contra el cambio climático

Pidió a todos modificar nuestros hábitos alimenticios.

Según la ONU, hace falta un cambio de dieta para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París de mantener el calentamiento global muy por debajo de 2 grados.

La forma en que el mundo gestiona la tierra, produce y consume alimentos tiene que cambiar para frenar el calentamiento global o la seguridad alimentaria, la salud y la biodiversidad estarán en peligro, señaló el jueves un informe del organismo sobre los efectos del cambio climático.

El estudio asegura que el crecimiento de la población mundial y los cambios en los patrones de consumo han causado tasas sin precedentes de uso de la tierra y el agua, y pide grandes cambios en los hábitos agrícolas y alimenticios.

Los cambios en la dieta, que incluyen alimentos de origen vegetal y alimentos sostenibles de origen animal, podrían liberar varios millones de kilómetros cuadrados de tierra para 2050 y reducir potencialmente entre 0,7 y 8,0 gigatoneladas al año de dióxido de carbono, dijo el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) de las Naciones Unidas en el informe.

Según el informe ya no queda tiempo porque el calentamiento de las tierras emergentes alcanzó 1,53°C, el doble del aumento global de la temperatura (incluyendo los océanos). "A partir de 2°C de calentamiento global podríamos encontrarnos con crisis alimentarias de origen climático más severas y más numerosas", advirtió uno de los autores del informe, Jean-François Soussana.

En el documento se recomienda la puesta en marcha de "políticas que reduzcan el despilfarro de comida e influyan en la elección de determinadas opciones alimentarias", en alusión a dietas menos carnívoras y que reduzcan la población obesa o con sobrepeso, próxima a los 2.000 millones de personas.

La agricultura, la silvicultura y otras actividades de uso de la tierra representaron el 23% del total de las emisiones netas de gases de efecto invernadero producidas por el hombre durante el período 2007-2016. Si se incluye la actividad de preproducción y postproducción en el sistema alimentario, este porcentaje se eleva hasta el 37%.

SEGUIR LEYENDO