Click acá para ir directamente al contenido

Martes 10 de diciembre de 2019

Salma Hayek intentó ponerse rellenos en los labios por primera vez pero aprendió una gran lección

La mexicana interpreta a una empresaria de los cosméticos en su nueva película.

Salma Hayek, a sus 53 años, puede presumir de su figura envidiable y de nunca haberse sometido al uso del botox para tratar de "rejuvenecer".

En varias ocasiones la mexicana ha declarado que no le atrae mucho la idea de las cirugías plásticas o alguna intervención extrema, pero para su nueva película Like a Boss, decidió cambiar de idea para lograr una mejor interpretación.

Salma interpretó en la producción a Claire Luna, una magnate del mundo de los cosméticos. Es una mujer de negocios ambiciosa y se divirtió mucho trabajando con los escritores para crear un "personaje loco".

Ver esta publicación en Instagram

#Friendsgiving 💕@TiffanyHaddish @FullyRoseByrne #LikeABoss

Una publicación compartida por Salma Hayek Pinault (@salmahayek) el

Por eso, para darle mayor veracidad a su interpretación, Salma pensó que sería bueno probar por primera vez las inyecciones faciales de rellenos, es que el botox le pareció demasiado extremo.

"Al principio quería hacerme botox e inyectarme los labios, lo cual nunca he hecho", explicó a la revista In Style.

En ese momento recordó que su amigo (el dermatólogo) Maurice Dray le advirtió sobre las consecuencias del procedimiento una vez que Salma optó por los rellenos. "No sé si vas a estar feliz porque va a doler mucho", le dijo el doctor, de todas maneras lo quiso intentar.

Sin embargo, cuando se sometió al procedimiento, no pudo aguantar más. "Puso la primera aguja en mi boca y de inmediato dije 'no, olvídalo'".

Entonces Salma se puso a pensar qué podría hacer para que su personaje pareciera haberse sometido a inyecciones en los labios y la respuesta fue ponerse dientes falsos.

Como parte de la entrevista con In Style, Salma volvió a hablar de la importancia que tiene para ella la belleza natural y los consejos de su madre: "Mi mamá siempre me ha demostrado la importancia de envejecer con gracia. Nunca la vi a ella o a mi abuela con miedo por envejecer, así que yo tampoco tengo ese miedo", confesó. Simplemente es la mejor.

SEGUIR LEYENDO